jump to navigation

Gana la banca 26 mayo 2006

Posted by perspectivas in Análisis y opinión.
trackback

Por Vicente C. (Perspectivas en movimiento)

Es muy recomendable echar un vistazo al análisis de la situación de "burbuja inmobiliaria" en España que hace Alberto Noguera. El desvanecimiento inminente del espejismo de prosperidad de los últimos años podría dejar al descubierto las áridas dunas de la miseria política española. También las de los medios de comunicación, los cuales, con la excusa íntima de no provocar una "espantada", cooperan activamente en mantener el estado de fantasmagoría.

El panorama que presenta Alberto en su blog es tan negro como certero. Tras tomar conciencia, puedo concluir con él que el conformismo y la superficialidad apoliticista han matado a nuestra generación. Así, lo que el español no logró conseguir por la vía salarial y reivindicativa lo ha acabado buscando por la especuladora al grito de "si no puedes con ellos, únete a ellos". Pero fue pactar con el Diablo (recuérdese: el padre del embuste) y ahora toca recoger los frutos.

En lugar de reclamar al poder unas mejores condiciones laborales, hemos asumido la función de parásitos de nuestra propia clase, con lo que eso supone de legitimación implícita: de las jerarquías económicas, del sistema de explotación, de un montaje, en fin, ideado desde el eslabón débil que representa la opinión pública y el efecto balsámico de su mitología colectiva. En lugar, pues, de progresar realmente, se ha tenido a bien poner entre paréntesis nuestros derechos civiles y nos hemos inmolado al fetichismo de las cifras. Desde la deshonestidad consumista pedimos préstamos a nuestros padres para emanciparnos, pensando -si a eso se le puede llamar pensar- que asumir una deuda hipotecaria a larguísimo plazo era invertir en valores seguros.

Lo único seguro ahora es que esto se va a pique.

Anuncios

Comentarios

1. zenia - 29 julio 2006

El apoliticismo. Un mal de los tiempos modernos, por cuenta de él la política de tierra arrasada se aplica por Israel en el Medio Oriente y en pocos grandes medios se publica al respecto.
Es hora de mirar al lado. En la aldea global todo se relaciona. La existencia de unso tiene que ver con la de otros. Las guerras acaban la vida, elevan los precios del petróleo, empeoran la economía, claro que no es así en el caso de quienes la financian o pertenecen a los necons del complejo militar armamentista.


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: