jump to navigation

Por un futuro con memoria 22 marzo 2006

Posted by perspectivas in Análisis y opinión, Lucha por las libertades.
trackback

Por Sabino Ormazabal
[El presente artículo, publicado en el número 174 de la revista Hika, está tomado del blog 18/98]

“Vale ya de preguntar ¿estos muertos, de quién son? ¿Son de los nuestros o de los de ellos? La verdad. No son de nadie, son de todos, pero sobre todo pertenecen a quien les añora y a quien les llora”. Pilar Manjón, (“Diario de Noticias” 15-02-06)

Participando como moderador en las segundas jornadas de noviolencia activa en una tumultuosa mesa redonda sobre reconciliación y víctimas multilaterales, en el Koldo Mitxelena de Donostia, y mientras intentaba tranquilizar a una parte importante del público que increpaba a uno de los ponentes, víctima de ETA (¡cuánto nos falta por aprender a escuchar y respetar a quien no piensa como uno mismo!), una persona llegó a decir que igualmente el moderador, o sea el que esto escribe, también era víctima y que eso no se reconocía desde las “asociaciones de víctimas del terrorismo”.

¿Víctima, yo? Nunca me he considerado como tal. Pero ahora que lo dicen, ¿no lo es Patxi Azparren, que fue detenido, encarcelado, criminalizado y encausado en la pieza de desobediencia civil del sumario 18/98, y posteriormente apartado del procesamiento sin que nadie haya rectificado las acusaciones públicas, ni indemnizado, ni pedido perdón?

¿No es víctima Gladys del Estal, ni su madre? (Son 34 las personas muertas en movilizaciones populares desde 1968 en Euskal Herria). ¿No lo es Txerra Iriarte, que sufrió dos veces los ataques de “elementos incontrolados”? (Son 70 las personas muertas por la extrema derecha y fuerzas parapoliciales, y centenares las que han sufrido heridas y atentados ultras) ¿Tampoco lo es Mikel Salegi, tiroteado en un control de la Guardia Civil cuando salía de una cena con los compañeros de trabajo? (Son 20 las personas muertas en controles policiales). ¿Tampoco lo es su madre?… ¿Y las 6.000 personas torturadas? (Hasta en Marruecos se les ha tomado testimonio público).

[Leer artículo completo]

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: